lunes, 28 de mayo de 2012

RIESGOS DE LA DEMOCRACIA...¿Listos para asumirlos?



ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero





RIESGOS DE LA DEMOCRACIA...
¿Listos para asumirlos?



En fechas recientes nos hemos percatado de la descomposición que las campañas políticas empiezan a sufrir, no solo en el nivel y contenidos de la guerra sucia, sino también en el discurso de todo@s los aspirantes; un tanto por la misma dinámica de la competencia y otro por el afán desmedido de ganar, de buscar el poder a cualquier costo, sin importar que en esa lucha nos echen en medio a los ciudadanos de a pie y suman en la incertidumbre e inestabilidad al país entero. 

Bajo el particular punto de vista del de la pluma, el clima político se ha enrarecido en pocos días de una manera muy significativa, situación que me encendió algunas luces de alerta, ya que estos mismos síntomas los vivimos en el proceso electoral del 2006 y todos tenemos presente los funestos resultados de los mismos; en ese entonces se privilegió una campaña donde el objetivo de la guerra sucia era infundir miedo, no llegaba aún la elección y ya se hablaba de “Elecciones de Estado”, apenas estábamos a la mitad de la jornada electoral y ya resonaban las voces de “inequidad”; apenas daban las seis de la tarde y las  casillas iniciaban su cierre y ya había señalamientos de “fraude” y descalificación, obvio para cuando el PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares) empezó arrojar resultados ya había toda una estrategia de descalificación de las elecciones y del propio IFE (Instituto Federal Electoral), ya se había echado a andar la maquinaria del encono y la incertidumbre que dividió a los mexicanos, ya había “Presidente Espurio” y “Presidente Legitimo”. 

La elucubración de un “complo” ya era tema de debate y de chiste; rezumbaba en el oído colectivo las gritos de “voto por voto, y casilla por casilla” hasta llegar al penoso episodio de la toma de posesión en San Lázaro, la vergonzosa imagen que le diera la vuelta al mundo entero del Presidente Electo entrando a hurtadillas al Salón del Pleno del Congreso de la Unión, para que entre gritos, empujones y mentadas de madre se le ciñera la banda presidencial  y de ahí arrancar una larga carrera, a contra corriente, en búsqueda de la legitimidad de un bando y de otro para justificar el “plantón de reforma” que nos mantuvo secuestrados por más de tres meses, por ende, de una parálisis legislativa, financiera y productiva en general que solo lograra inestabilidad en todos los aspectos de la vida cotidiana de los mexicanos, provocando una gran confusión y desaliento por lo que a política se refiere y acentuando en el contexto internacional la visión de un México corrupto e ilegal.  

Todo esto viene al caso, porque la semana pasada me percate con profundo pesar y algo de temor, que una gran parte de los actores políticos de este proceso, más los que se sumaron recientemente, no han aguantado la tentación de caer en los mismos errores que se cometieran en el pasado, ¡no aprendemos de la historia!; empiezan haber manifestaciones en contra de candidatos en particular, y también en contra de los medios de comunicación en general, buscando según ellos mayor apertura, expresiones que han estado a punto de terminar en violencia, dejando ver un alto nivel de intolerancia para los que piensan distinto a ellos y por la ciudadanía en general, olvidando de manera consiente o intencional, que la mejor forma de manifestarse en contra de cualquier candidato o partido en el gobierno u en la posición es por antonomasia el voto, con el podrán rechazar y/o aprobar a quien se les de la gana. Manifestaciones “espontaneas” de grupos estudiantiles, inicialmente de universidades privadas que abrogándose, no solo la representación de todos sus compañeros de tal o cual Universidad, se asumen equivocadamente como la “voz de la juventud mexicana” y nada menos cierto que cualquiera de esas dos premisas, ya que el porcentaje de jóvenes que participan en las manifestaciones y marchas –si bien, visualmente pudieran parecer muchos- son una ridícula minoría en relación con el total de la población joven del país, además son miembros de un reducido grupo de privilegiados que tienen acceso a la educación privada, lo que nos da una referencia de su nivel socioeconómico, nivel por cierto reservado a una limitada minoría y por ende no representativo de la media de los jóvenes, que a duras penas tienen acceso a las educación pública cuando bien les va. Manifestaciones, todas, dignas de respeto y atención, objeto de estudio y análisis, pero para entenderlas tendríamos que acotarlas a su justa dimensión, realidad y enmarcarlas por supuesto en el contexto nacional, así como el momento electoral en el que nos encontramos y con ello darles el peso que les corresponde y no pretender hacer ofensivas comparaciones, como lo han intentando algunos comunicadores ”lideres de Opinión”, con grandes movimientos como los del 68, que no solo tuvieron repercusiones Nacionales sino Internacionales, o como algunos pseudo lideres (porros y/o fósiles) de ese movimiento que al paso de los años siguen lucrando, en todos los sentidos, con el pasado, recordemos que el 68 es “el movimiento estudiantil” más grande de la historia, que conto entre otras grandes virtudes la del apoyo general de la sociedad civil, no permitamos que se empañe la memoria de las victimas y familiares de la estúpida represión gubernamental. 

Otro elemento que llamara fuertemente la atención, es el llamado de la abanderada panista, Josefina Vázquez Mota a “tomar las calles”, llamado del todo incongruente y riesgoso, pues en primer lugar ese instituto político es quien enarbolara la propuesta de no solo de restringir las marchas sino que contemplaban prohibirlas, hasta llegaron a plantear la ridiculez de crear un “manifestódromo”; también evocó a Manuel Clouthier “Maquío” diciendo que es el momento de “mover almas”, de acabar con “el autoritarismo y la represión…” coincidentemente frases esencia del “Decálogo de la no-violencia” del propio Maquío precursor de la resistencia civil, que contempla entre otras linduras, la desobediencia civil y la toma de las calles, ¿se imaginan el berenjenal?  Y no solo eso, ahora arremete contra Elba Esther Gordillo, señala que “Peña Nieto ha pactado con Gordillo” y demanda la reforma educativa y exige a los Diputados y Senadores aprobar reformas en un periodo extraordinario, realmente da risa y hasta pena, pues parece que ya se le olvido que la maestra Gordillo apoyó a Felipe Calderón para llega a la Presidencia, que ella (Josefina) fue Secretaria de Educación y que durante su gestión no concreto nada de lo que hoy señala con su dedo inquisidor y donde ya de plano rayó en el absurdo, es el emplazamiento que hace a los Diputados y Senadores a “desquitar  el sueldo” cuando ella no termino su legislatura por buscar la candidatura que hoy desaprovecha, cuando es señalada por sus constantes inasistencias durante votaciones significativas, pero sobre todo cuando observa la viga en el ojo ajeno y no ve la paja en propio y promueve conductas que cuando son Gobierno desacreditan, lo que nos habla de la mala campaña y los peores resultados que esa le están redituando; en mi pueblo a eso se le llama patadas de ahogado. 

En mi opinión, existen claros indicios para señalar que se está sembrando las semillas de la desconfianza, el fraude y la ilegalidad, que el encono y la división son tierra fértil para la violencia, que las propuestas ya no son el eje de las campañas, que si siguen por ese camino gane quien gane…México va a perder; exijamos a todos los candidatos y candidatas al puesto de elección que sea, que privilegien las propuestas que es lo único que abona para tener una buena elección, en paz y sin saldos rojos, que nos digan a la ciudadanía como le van a hacer para que nosotros les demos nuestro voto.


¡Si a todas las expresiones…vengan de donde vengan, Si a todas las marchas y manifestaciones y al derecho de libre transito, Si a la libertad de disentir y a la tolerancia, Si al respeto para todos y un
No rotundo a la violencia y a quien sea que la genere, promueva, incite o ejerza!



El Morral del Ciego:

Ideológicamente me declaro en contra de la pena de muerte, pero en el caso de la madre que le saca los ojos a su pequeño de 5 añitos ayudada por la tía, por no querer cerrarlos para rezar en una de esas sectas que han proliferado consideraría no solo eso, sino pensaría en presentarla ante la Santa Inquisición para ser quemada viva o bien la guillotina; perdón por el exabrupto pero me indigne.

2 comentarios:

  1. Yo que viví de muy cerca la toma de Reforma y ví la descomposición de una sociedad que pide a gritos mejores niveles de vida, solo puedo estar por el sí a la manifestación de nuestras necesidades siempre y cuando no afecten a los demás, tú libertad termina donde la mía empieza. Respeto y tolerancia son la clave yo en lo particular votare por aquel que realmente me proponga algo y no para ver quien tira más basura al otro.
    Felicidades muy buen trabajo.
    Emma Yáñez

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias por tu opinión, enriqueces la visión de este México nuestro

    ResponderEliminar