lunes, 30 de abril de 2012

LA EVALUACIÓN UNIVERSAL ¡Claro que con sus excepciones!


ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

 LA EVALUACIÓN UNIVERSAL
¡Claro que con sus excepciones!  

Uno de lo pocos, poquísimos puntos de coincidencia entre los gobiernos, partidos políticos y sociedad civil en su conjunto, es el que corresponde al valor reconocido a la educación como motor de cambio, como el camino más directo hacia el mal llamado “primer mundo”; lo cierto es que la educación además de ser una de las grandes deudas históricas del país, es sin duda alguna la única ruta hacia la libertad, autonomía, pluralismo y desde luego hacia una democracia igualitaria. 

México se ha propuesto llegar a la cobertura universal en lo que a educación básica se refiere, rubro en el que se ha avanzado significativamente, pero la exigencia social va más allá; se requiere transformar el Sistema Educativo en general para elevar su calidad -he aquí el meollo del asunto- los maestros, elemento toral de este proceso ya que ellos inciden directamente en la formación de los educandos, por lo que resulta indispensable saber cuales son sus habilidades y capacidades actuales, así como el nivel de actualización al que han tenido acceso y de que manera lo están aplicando en beneficio personal y del sistema en particular, motivo por el cual es indispensable realizar evaluaciones recurrentes de esas habilidades, destrezas y conocimiento. 

Hasta ahora, esta este tipo de evaluación ha sido voluntaria, lo que implica que solo unos cuantos mentores la han presentado, el resto encubiertos en la mediocridad y proteccionismo sindical han hecho del magisterio un coto de poder, prebendas y moneda de cambio para el mejor postor en menoscabo de la calidad educativa. Esos poco maestros con vocación de servicio y compromiso con la educación presentan su evaluación a través del Programa Nacional de Carrera Magisterial y de los Exámenes Nacionales de Actualización de Maestros en Servicio, y a pesar de esta voluntad individual, el Sistema Educativo mexicano no contemplaba un esquema universal que permitiera diagnosticar las competencias profesionales de los maestros y mucho menos su desempeño. 

Para subsanar estas deficiencias, en mayo del 2011, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación /SNTE) suscribieron el “Acuerdo para la Evaluación Universal de Docentes y Directivos en Servicio de Educación Básica” a partir de este acuerdo las evaluaciones adquirieron obligatoriedad y deberán realizarse cada tres años empezando con los maestros de escuelas primarias este 2012, año electoral dicho sea de paso por todas la implicaciones políticas que conlleva, secundarias 2013 y 2014 preescolar y educación especial, con la firma de dicho acuerdo se evaluara tanto a los docentes frente a grupo, como a todos los directivos involucrados en la educación básica, para identificar plenamente la realidad; el donde estamos parados en materia de educación y así trazar el rumbo a seguir en materia de políticas públicas y contenido de los programas educativos para se refleje en el aprendizaje de los propios alumnos y en el mejoramiento del Sistema en general. 

Ahora bien, del dicho al hecho…hay mucho trecho, tras el inicio formal de las campañas, la mediocridad generalizada en el magisterio, el carácter “hereditario” de las plazas, la opacidad en la información tanto de la SEP, como del SNTE y la conveniente volubilidad, por así decirlo, de la dirigente sindical que amago con la “imposibilidad de aplicar la evaluación este año”, a pesar de haber firmado el acuerdo, aceptado las fechas para realizarla y que la SEP aseguró que existían las condiciones para que la Evaluación Universal a 550 mil maestros del país se realice en junio, y que para ello dispone de una bolsa de 400 millones de pesos, la profesora Gordillo dijo simplemente “este año no”, argumentando que se afectarían los derechos laborales y la estabilidad laboral de los trabajadores de la educación o en el colmo del cinismo como los mentores que llegaron amparase en contra de la Evaluación Universal ante un Juez Federal que les concede sin pena ni gloria el recurso legal, lo que por supuesto levanto un sinfín de suspicacias y reacciones como la de López Obrador que nos iluminó al asegurar que “el probleia educativo en México no son los maestros, sino la corrupción”, y desde luego que ese es uno de los principales problemas, pero la corrupción al interior del magisterio -léase los maestros- y que decir de Vázquez Mota, que afirma que “oponerse a la evaluación de los maestros es oponerse a que les vaya mejor” y yo digo deja que les vaya mejor a ellos que eso estaría bien, que le vaya mejor a México y eso estaría mejor; o bien la de Peña Nieto que sentenció `iplomáticamente: “es lamentable que una acción acordada, como es la evaluación de los maestros, no sea realizada”, ¿pues que no entiende? que para la dirigencia sindical, su (de propiedad) sindicato es solamente un medio para alcanzar sus fines( que ese sindicato es una mercancía en un aparador esperado ser comprada por algún incauto o necesitado y por ultimo, pero no por eso menos significativa, meritoria o de tomarse en cuenta, la del Maestro (de grado, no magisterial) Quadri que a pesar ser el abanderado del “brazo político” del SNTE, y que parafraseando el poema Reto del maestro (por maestría) Luis Flores; “…con temor, casi con miedo…” dijo “no sé lo que opine el SNTE, pero yo opino que es necesaria una evaluación universal”, pues más le vale que no siga en ese nivel de desconocimiento ya que en el momento que se entere la dueña del partido lo que declaró, hasta la candidatura le anda costando. En resumen los cuatro pusilánimes, con una tibieza abrumadora, con una falta total de compromiso, de agallas, de valor cívico, que desde la tribuna que tienen, podrían y no solo eso deberían de opinar y así influir y demostrarle a la ciudadanía su verdadero compromiso con México. 

Lo que es cierto y sabido por todos, lo que es un secreto a todas voces, es que la gran mayoría de los maestros en nuestro país han sido victimas de sus propias limitantes, que se convirtieron en presa fácil del conformismo y que privilegiaron la mediocridad personal; orillándolos a otras de todo tipo, como la salarial, la de imagen pública y respeto o bien la de estar a merced de traficantes de influencias envestidos de lideres y lideresas que por generaciones los han sacrificado como a doncellas precolombinas, que los utilizan en la medida de sus propios caprichos y conveniencias o a lo sumo de los intereses que en ese efímero momento representan. 

México requiere de una educación de calida`, que siembre en nuestra niñez el hambre libertadora, que los libere del yugo de la marginación y los catapulte al alcanzar sus más caros anhelos y en ese afán hagan de nuestra Patria el lugar que por antonomasia nos merecemos. 

¡Simplemente SI, a la evaluación de los maestros!



El Morral del Ciego:
Mis queridísimos niños y niñas, sin importar la edad que tengan, reciban mi cariño y agradecimiento; cada uno de ustedes es sin duda el mejor de los maestros, su franqueza y honestidad, su espontaneidad y transparencia, su incondicionalidad y permanencia los hacen invaluables…aprendamos de ellos. Y para los mayores o los que tienen la fortuna de ser padres o madres o simplemente para quienes tienen la suerte de tener un infante cerca, no rehúyan al compromiso de orientar y no reprimir, de gestar emprendedores y no empleados, de promover valores que abonen a un crecimiento sano, libre de violencia o explotación, sin olvidar que una de las más grandes máximas es el ejemplo, nuestra niñez es lo que ve en casa, son el reflejo de lo nosotros somos y trasmitimos, no permitamos que nadie abuse o lastime un menor. 

¡Feliz día del niño!


No hay comentarios:

Publicar un comentario