lunes, 19 de diciembre de 2011

Y POR SUPUESTO QUE NI LOS NIÑOS LO ENTIENDEN ¿Necedad, intransigencia, o simplemente soberbia?

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero


Y POR SUPUESTO QUE NI LOS NIÑOS LO ENTIENDEN
¿Necedad, intransigencia o simplemente soberbia?  

Tras el fuerte revés que sufrieran en Michoacán,  tanto el PAN, como su candidata la Cocoa Calderón y el Propio Presidente de la República; este último en un acto de total irresponsabilidad, vendetta o de venganza gay, reacciona movido por cualquier interés, ya sea el cariño fraterno, la desesperación, las hormonas, el valemadrismo, o vaya usted a saber porqué, pero la realidad es que escupe para arriba, al denunciar en una entrevista con el periodista Joaquín López-Dóriga, que había evidencias palpables de una clara infiltración del crimen organizado en las elecciones en ese Estado; “…nunca lo había visto tan evidente. Claro que para mí es complejo por la circunstancia pública de que en el caso de Michoacán por ejemplo…la candidata es mi hermana, pero sí fue evidente y palmario el hecho que es la primera vez que el crimen organizado, la delincuencia saca un desplegado…donde amenaza a los votantes que vayan a votar por el PAN…o donde como dio a conocer un medio de comunicación, se amaga a los miembros de una comunidad, se les amenaza de matar a su familia o un familiar igual si apoyan a un candidato…del PRD o del PAN y eso me pareció una intervención burda y muy peligrosa Joaquín”. 

Por qué les digo que escupe para arriba, ¿pues que no es la responsabilidad del gobierno garantizar no solo el desarrollo de las elecciones, la seguridad de la ciudadanía y el combate efectivo al crimen organizado? Él no es un ciudadano más, que pueda voltear y responsabilizar al mal gobierno por no hacer el trabajo para el que fue electo; él, es quien encabeza ese gobierno, es quien debiera generar, implementar, operar y abanderar las políticas públicas, precisas y adecuadas que permitieran garantizar la tan anhelada seguridad. Que alguien le diga al Presidente que esa es justo su responsabilidad, que el conocimiento de un delito y la inacción u omisión del gobierno lo convierte simplemente en cómplice del mismo. 

En ese sentido y apenas hace unos días y a poco menos de un año de terminar su Gobierno, nuevamente el Presidente Calderón asegura que cuando falta la seguridad, “se arruina la economía” y que debido a tal situación "hemos emprendido con tesón, con determinación, perseverancia este esfuerzo para recuperar la seguridad pública", haciendo referencia a su frustrada estrategia –en sus propias palabras- de “topar” al crimen organizado y no solo eso, sino que además en un acto de plena soberbia pretende tratarnos como retrasados mentales a decir que "enfrentar y someter a los criminales, no rehuirle a la acción devastadora de los criminales sino enfrentarlos, contenerlos, confinarlos, atraparlos, retenerlos, atraparlos, eso es el deber de la autoridad eso, yo diría, hasta un niño lo entiende que el deber de quien es autoridad es enfrentar a quienes son ladrones, secuestradores y violentos".

Nada más contradictorio que esas dos declaraciones, tanto donde acusa recibo de saber que hubo infiltraciones del crimen organizado en las elecciones en Michoacán y no hizo nada, primero para evitarlo y segundo, tampoco hizo nada para corregirlo, así como al de asumir que es su responsabilidad, la del gobierno que encabeza, el hacer frente al crimen organizado y garantizar la seguridad de la ciudadanía en su conjunto y por ultimo ofender, faltarle al respeto al pueblo que gobierna al pretender tratarnos como estúpidos o con minusvalía, al afirmar que hasta los niños pueden entender que la obligación de su gobierno es atrapar a los malos; eso, claro que todos lo entendemos y no solo eso sino que se lo demandamos, lo que nadie entiende, ni los propios niños que son tan inteligentes como cualquiera y dicho sea de paso de mente mucho más abierta, es su necedad, intransigencia y soberbia para mantenerse obcecadamente en esa guerra personal en contra la delincuencia, que solo ha generado mucho más violencia, muerte e inseguridad. 

En cambio, bien podría buscar nuevas estrategias para enfrentarlos, que realmente debiliten el accionar del crimen organizado,  como las controversiales que van desde regular y/o despenalizar el consumo de la mariguana, o bien la de implementar una verdadera inteligencia financiera para seguir el curso del dinero producto de esa actividad ilícita y pegarles a los delincuentes en el dinero, justo en la fortaleza, motor y objetivo de su actividad. Invertir en educación, prevención y tratamiento de adicciones, generar empleos bien remunerados que no se orille a los jóvenes a tomar el camino fácil en busca de satisfactores materiales que les permitan salir de la pobreza extrema en que están sumergidos; existen mil cosas que hacer en lugar de o paralelamente antes de enfrentarse simplemente a balazos con los delincuentes y jugar a los policías y ladrones para llevarse entre las patas a todo el país.   

Por último, cualquier similitud con la vida real es pura coincidencia: Va un conductor en sentido contrario en el periférico a la hora pico y escucha por la radio al locutor informando que un loco conduce en sentido contrario para que tomen sus precauciones, al escucharlo y observar de frente que todos los autos vienen en sentido opuesto al que él va, exclama: 

¡No es un solo loco el que viene en sentido contrario…son muchos más!



El Morral del ciego:
Mi querida familia, amig@s y lector@s: esta será la última columna del 2011, por lo que me veo en la imperiosa necesidad de agradecerles entrañablemente el favor de su lectura y comentarios a este ejercicio compartido de catarsis, reflexión, análisis y critica, así como aprovechar la oportunidad para desearles lo mejor de la vida para cada un@ de ustedes y sus seres queridos, haciendo votos para que el año venidero este lleno de salud, bienestar y armonía que nos permita desarrollar y potencializar  todas nuestras capacidades en beneficio y satisfacción personal. Así pues,  reciban un afectuoso abrazo y que el Arquitecto Universal los colme de bendiciones. ¡Felices Fiestas!

P.D. hasta el año que entra.

1 comentario:

  1. mariana balboa
    Para Benjamin Yañez Campero

    otra vez BRAVO!!!!!!, muy bien logrado el artículo, lo único triste es no publicarlo a todas voces, para que Calderón supiera el pensar y sentir de muchos mexicanos. Felicidades

    ResponderEliminar