lunes, 10 de octubre de 2011

AAAARRANCAN ¡Comienzan las acusaciones y descalificaciones!

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero


AAAARRANCAN
¡Comienzan las acusaciones y descalificaciones!

 Al más puro estilo del Hándicap de las Américas, empezó la larga carrera llamada proceso electoral para renovar el Congreso de la Unión y elegir Presidente de la Republica, que tendrá entre otras muchas metas intermedias: la elección de tres consejeros electorales faltantes por integrarse al Instituto Federal Electoral (IFE) y así, cumplir no solo con lo que estipula la Ley, sino con transitar  las cuotas de poder e intereses particulares de los propios Partidos Políticos en una institución al menos “conceptualmente ciudadana” y con ello todo lo que implica dicho proceso, como la basura electoral, el bombardeo de mensajes retóricos y demagógicos en todos los medios de comunicación, incluyendo ahora , como si fuera poco, todas las redes sociales, así como por supuesto el más triste, recurrente y  recurrido argumento utilizado por nuestra pseudo clase política, las acusaciones y descalificaciones.

Para muestra basta un botón: el suspirante blanquiazul a la presidencia Ernesto Cordero, responsabilizo al PRI por tener al IFE  a menos de un año del proceso electoral, “incompleto” y pretender que se le “entregara” a ese instituto político, el Consejo General del IFE; por su parte el Diputado Francisco Rojas, coordinador de los priistas en la Cámara de Diputados, aseguró que buscaran bajo cualquier premisa lograr un “nuevo consenso” para la elección de los consejeros electorales faltantes y señaló como responsables de “debilitar” al Instituto Electoral al PAN y al PRD, “se unieron dos partidos para que no prosperara un tema apoyado por cinco partidos...con un discurso diametralmente incongruente”, ya que el propio Javier Corral (PAN), presidente de la Comisión de Gobernación, reconoció que todos las aspirantes cumplían con los requisitos a cabalidad, lo que “resulta contradictorio” resalto.

Por su parte el Senador José González Morfín, líder de la bancada panista en la Cámara Alta, en una actitud un poco más acertada, pero meramente utópica, como suelen ser principalmente  los panistas, resaltó la necesidad de que los “procesos electorales sigan su marcha, mientras el trabajo en el Congreso se lleve en otra pista, alejada de los intereses electorales…” ¿realmente piensa el Senador que esa dicotomía se puede romper? o ¿simplemente raya en lo ingenuo? por así decirlo, o peor aún, ¿acaso nos cree tarados?

¿Quién se atreve tan solo pensar? que los Legisladores, del color que sea, solo legislan, que están concentrados únicamente en las tareas afines a su encargo, que la seguridad, economía, desempleo y el bienestar social, entre mil temas más, es la única preocupación y ocupación en su agenda; seguramente el instinto de supervivencia política,  vivir fuera del presupuesto es un error, jalar agua para sus molinos, salir en la foto o buscar que continúe su proyecto, son solo expresiones infundadas de nosotros los mal pensados ciudadanos de a pie y no son en realidad su principal y única ocupación de los legisladores y políticos mexicanos no solo en tiempos electorales sino desde el día siguiente a su elección o de asumir su encargo actual.

Así pues, este es el inicio de una larga, pero muy larga cadena de descalificaciones y acusaciones multidireccionales que la ciudadanía tendremos que aguantar, en algunas ocasiones en alianza o contubernio entre más de un actor o partido político, otras tantas en oposición, otras como fuego amigo, pero siempre en busaca de lavarse las manos, de no asumir sus responsabilidades, de no hacerse cargo a conciencia de la función para la que fueron electos o designados, sin asumir el costo político de su ideología y de la manera que la implementan, de enfrentar con dignidad y civismo la crítica de los medios y el reclamo indignado de sus representados.

Por nuestra parte, el público, electores, ciudadanos, como nos quieran llamar, tendremos que reflexionar sobre nuestra democracia, lo que hemos hecho y lo que nos falta por hacer y sobre todo en qué partido o candidato nos puede acercar a ese modelo que deseamos llegar; es momento de analizar en retrospectiva quienes han sido fieles con su ideología, quienes han dado los resultados esperados, quienes han cumplido con sus compromisos o promesas de campaña, quienes se han mantenido fuera del alcance de la corrupción y las tentaciones de los recursos mal habidos. Y así, poder decidir informadamente, en pleno uso de nuestros derechos y con la plena seguridad de que lo  que decidimos es pensando en el bien común o en lo que al país le hace falta y de la misma manera, asumiendo responsablemente el hecho de nuestras propias decisiones, para que al paso del tiempo no hagamos eso que reclamamos y señalamos a los propios políticos, buscar hacer responsable a alguien más de nuestros propios errores.


¡Hagamos Patria, elijamos libre e informadamente, en conciencia y responsabilidad!


El Morral del ciego:

Pues resulta que casose el buen carnal Marcelo, con la ex embajadora hondureña Marcela Bueso, ambos en terceras nupcias –luego porque dicen que el hombre es el único animal que tropieza más de una vez con la misma piedra- en una ceremonia civil, a la que solo asistieron 35 destacados invitados y en la que solo se ofreció una cena previo al tradicional brindis de los novios; ¿será que el suspirante presidencial solo tiene 35 amigos? o acaso ¿las finanzas están tan restringidas, pensado el costo de una campaña política? y que por esa misma razón no existió la consabida luna de miel; ¿será por la personalísima decisión de una ceremonia intima y por la apretada agenda de Ebrard? que la boda fue del todo minimalista; lo que sí es un hecho, es que hasta decisiones aparentemente personales y hasta intimas también están encaminadas a mejorar su imagen ante el electorado con miras a las elecciones del 2012. Habrá que felicitarlo, no solo por su insistencia, sino porque con todo ese esfuerzo, le alcance para ganarle al Peje la candidatura de las izquierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario