martes, 17 de noviembre de 2015

INTERVENCIONISMO + FANATISMO= A LA ECUACIÓN DE LA MUERTE



ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

INTERVENCIONISMO + FANATISMO= A LA ECUACIÓN DE LA MUERTE

Segar una vida humana a manos de otro “ser humano” es sin duda alguna toda una aberración, desde el punto que se quiera ver, por las diferencias que los opuestos puedan tener, por sus distintos colores o preferencias, por la práctica del tal o cual religión o afinidad a distinta creencia, por tierra, fronteras, venganza o equivocación, por lo que sea segar una vida es el acto más bárbaro (de barbarie) al que nos podemos enfrentar.

Ahora bien, si se sega tan solo una vida so pretexto de argüir algún riesgo para una nación, economía, democracia o país es igual de aberrante e imperdonable, no existe ni existirá justificación alguna para quitarle la vida a ser humano. Peor aún si esta es segada para demandar justicia, sembrar miedo o por vendetta, cualquier opción que se pueda enumerar resulta igual de tóxica e inentendible y condenable.

Me conduele de sobremanera lo ocurrido en París, Francia el pasado viernes, no pretendo esgrimir ¿quien fue primero, el huevo o la gallina? como dijera mi sabia madre: tanto peca el que mata la vaca, como el que le sostiene la pata, simplemente me niego aceptar que en pleno siglo XXI, en la era de las comunicaciones, donde se supone que ésta -la comunicación- será el icono que distinguirá al pasar de los años; donde con el poder de un par de dedos sobre un teclado estamos en contacto con quien sea alrededor del orbe, no me cabe en la cabeza ¿porqué matar? en lugar  comunicarse ¿porqué el maldito dinero siempre es el motor de toda incomunicación? ¿Porqué permitir que en nombre de la Libertad o del Estado Islámico? un padre nunca vulva a ver a su hija, un estudiante no regrese más a sus aulas, un huérfano no pueda besar a su ausente madre, en fin ¿porqué permitir que un ser humano, un civil, un ciudadano de cualquier nacionalidad pierda la vida a consecuencia de la falta de comunicación?.

Hagamos nuestra parte, en el ámbito que nos corresponde, comuniquémonos con nuestros hijos, con nuestros padres, con nuestros jefes o subordinados, con todo el mundo, hagamos nuestro el infinito mundo de posibilidades que nos brinda la comunicación y eduquemos con el ejemplo de la tolerancia y respeto por el habla, mensaje, escucha y retroalimentación.

¡No hagamos minutos de silencio por los caídos, hagamos minutos de conciencia!

El Morral del Ciego:
Una de esas que solo en la Ciudad de México se ve, a los internos de los distintos reclusorios y penitenciaria se les cobra 10 pesos por pasar lista lo que hace la nada despreciable suma de 336 mil pesos diarios, que desde luego nadie sabe a dónde va, con estas cifras pudieran ser autosuficientes ¿no lo creen así?


No hay comentarios:

Publicar un comentario