lunes, 7 de abril de 2014

MAESTROS: HUEVONES, CÍNICOS Y AVIADORES


ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero



MAESTROS: HUEVONES, CÍNICOS Y AVIADORES

El 14 de octubre del 2013, escribí para este mismo ejercicio, “HUEVONES: DOS MESES DESPUÉS Y ADEMÁS NOS CONDICIONAN Y AMAGAN”, en esa entrega relate la manera de cómo tras dos largos meses de cerrazón, impunidad, insolencia, violencia y manifestaciones, los 56 mil huevones  “maestros” de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) afiliados a la sección 22, le hicieron el grandísimo favor al País, al Gobierno y principalmente a más de 1 millón 300 mil estudiantes, en 12 mil 988 escuelas de educación básica en el Estado de Oaxaca, de iniciar el ciclo escolar 2013-2014 que debieron comenzar dos meses antes de esa fecha, no sin antes condicionar su esperado regreso al pago de las quincenas en que estuvieron en “lucha” o sea de paro, o sea de huevones, así como el pago de un bono que les permitiera reincorporarse a su encomiable labor; pero además amagaban con abandonar nuevamente las aulas y dejar una “plantilla sustituta de docentes” si él “para nacional” propuesto por ellos mismos se concretaba.

Aunque la historia no termino ahí, en tan solo cinco meses y medio que han transcurrido, hemos sido testigos de un sinfín de aberraciones y violaciones por parte de estos pseudo educadores, no solo a distintas leyes y ordenamientos del fuero local sino también federal, sin que en contra partida medie de manera punitiva la aplicación de las leyes pertinentes; los hemos visto desquiciar la capital del país y la de muchos Estados con sus mítines, manifestaciones y plantones, con las inminentes pérdidas millonarias de los comercios en donde se manifiestan o plantan, amén de la perdida de turismo y otras tantas incomodidades; los hemos visto, lo mismo alterar el orden público, que tomar carreteras (ataques a las vías de comunicación), que reclamar, como si fuera un derecho divino, una plaza inmediatamente al “terminar” su formación normalista, sin que medie para ello un examen de capacidades y/o habilidades como a quien aplica para cualquier otro empleo; o bien secuestrar unidades del transporte público e incendiarlos para “corregir” (poner a modo) los planes y programas educativos que los formarán o destituir a directores o servidores públicos que no comulgan con su causa (que no son sus cómplices).

Pero lo que raya en absurdo, en lo ofensivo, en la sinrazón, en el terreno de lo kafkiano es el hecho que tras la presentación de los resultados del censo escolar realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se revela que existen alrededor de 300 mil maestros que no deberían de cobrar un salario, sí leíste bien, el 13% del total de las plazas magisteriales “no tienen sustento o no deben estar en las bases de datos”, aseguró Eduardo Sojo, presidente del INEGI. Existen 39 mil 222 plazas (personas) en la Secretaría de Educación Pública (SEP), que pese a cobrar un salario, ¡nadie sabe qué hacen ni dónde están! Lo único que saben los funcionarios y los líderes sindicales es que se les paga, hay otros 30 mil 695 maestros comisionados o con licencia, comisionados en sus casas, en algún partido político y/o con licencia al menos de Dios, el punto es que no desarrollan las funciones para las que fueron contratados y por los que se les paga; 113 mil 259 personas ubicadas en "otro centro de trabajo" y otros 114 mil 998 que ya se jubilaron, se retiraron o fallecieron y que siguen pegados de manera ilícita al la ubre del presupuesto, si de ese que ustedes y yo financiamos con nuestros impuestos. Entonces ¿dígame usted sino son huevones, cínicos y aviadores? más lo que se acumule en la semana.


El morral del ciego:
Haciendo uso de la facultad que me otorga el tener la pluma en mano, quiero felicitar a Renata y Sebastián por su inminente enlace, a Chavita y Valeria por su futuro primogénito, a Daniela y Carlos por su compromiso y a Salvador y Anita por el buen trabajo hecho. ¡Felicidades!

No hay comentarios:

Publicar un comentario