lunes, 25 de junio de 2012

1o de julio ¡Mucho más que una tradición!



ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero




1º de julio
¡Mucho más que una tradición! 


Como todos los años, este 1º de julio un destacado grupo de Coyoacánenses se reunirán para festejar a Don Salvador Heliodoro, hombre de su tiempo, patriarca indiscutible de su linaje, Defensor de la República, y desde hace algunas décadas también festejan su memoria y al primogénito de la tercera generación y heredero no solo del nombre, sino de las mieles y la responsabilidad familiar que conlleva esa distinción.



Festejo cargado de tradición, historia y sapiencia culinaria, que se refleja en un menú ya centenario: quesadillas de comal, de panza guisada, de flores de calabaza, quintoniles, sesos, huitlacoche, queso zacatecas y desde luego hongos. En segundo tiempo, a escoger, combinar o de las dos sopas; la autentica de médula o bien el tradicional caldo tlalpeño y para rematar con broche oro, hongos clavito, guisados en cazuela de barro, con manteca de cerdo, jitomates, cebolla y ajos asados, chiles trompo, costilla de puerco y los secretos de Gloria, hija del legendario patriarca y quien desde hace muchos años lleva consigo y sus descendientes directos –Andrés, Dulce, Alejandro y Chole- la batuta de ese y otros tantos festejos, vaya para ellos desde aquí mi cariño y agradecimiento.



Pero este año, el primero de julio está marcado por mucho más que una tradición familiar, en esta ocasión el 1º de julio es el día señalado para asistir a una de las 143 mil 153 urnas que estarán dispuestas para que la cifra histórica de 79 millones 454 mil 802 ciudadanos relacionados en los listados nominales podamos elegir 2,117 cargos de elección popular, entre ellos: al Presidente de la República, 128 Senadores, así como 500 Diputados Federales; 6 Gobernadores, 1 Jefe de Gobierno del Distrito Federal, 579 Diputados Locales, 876 Ayuntamientos, 16 Jefes Delegacionales y 20 Juntas Municipales.



Para esa fecha, el tiempo ocupado en los noticieros de radio y televisión por los partidos políticos y sus abanderados habrá sido de 3 mil 711 horas, equivalentes a más de 154 días, en los que habremos tenido que soportar 102 mil 464 piezas informativas, y habremos sido bombardeados por la friolera de 30 millones 550 mil 400 spots de radio y televisión en todo el país, esto de acuerdo con cifras oficiales de Instituto Federal Electoral (IFE).



El IFE tan solo para Supervisores y Capacitadores Asistentes Electorales contrato 34 mil 324 elementos, con ellos ha capacitado a 2 millones 505 mil 999 ciudadanos que integrarán las respectivas mesas directivas de todas las casillas en los 300 distritos electorales que conforman el mapa electoral; tan solo para las elecciones federales se han impreso aproximadamente de 240 millones de boletas y habremos financiado con nuestros impuestos a los partidos políticos para “gasto ordinario” la exorbitante cantidad de 3 billones 361 millones 120 mil 841 pesos con 57 centavos; más 1 billón 680 millones 560 mil 420 peso para “gastos de campaña” y otras aberrantes y ostentosas cifras para programas como el  Educación y Capacitación Política o el de Promoción y Liderazgo de las Mujeres.



Como podemos concluir con todas estas cifras del Instituto Federal Electoral, las elecciones del próximo 1º de julio serán históricas por muchas cosas, serán una jornada cívica sin precedentes, será también la oportunidad única para manifestar nuestras preferencias políticas e ideológicas, será el día en que contratemos a los funcionarios públicos que queremos trabajen para nosotros, es el día marcado para hacer nuestra parte de la historia, es la fecha signada para hacer valer uno de los más grandes derechos y desde luego la mayor de nuestras responsabilidades ciudadana, será el día de salir a votar.



Hagámoslo en conciencia, en pleno uso de nuestros derechos, expresemos nuestra voluntad y responsabilicémonos de ella; hagamos la elección que de acuerdo con nuestra preferencia, militancia, empatía, conveniencia, simpatía, afinidad o creencias sea la más conveniente, la de mayor utilidad para nosotros y para el país entero; vota por el hombre o la mujer que consideras te representa mejor, que tiene los mejores atributos; experiencia, formación, trayectoria y resultados.



No permitas que nadie te intimide, o compre tu voluntad o tu conciencia, no votes porque te regalan o prometen beneficios pasajeros, no empeñes tu voto y con ello el futuro de los tuyos por una dadiva, no caigas en el juego de los especuladores y falsos profetas que vaticinan una jornada cargada de violencia, fraudes anticipados o elecciones de Estado, haz valer tu derecho y vota, vota libre.



Y después de ello, respetemos a los que triunfaron ya que ellos han sumado la mayoría de las voluntades, en democracia se pierde o se gana por un voto; respetemos a las instituciones y a los millones de ciudadanos -como tú y como yo- que fueron parte de la elección, que participaran en su tiempo para garantizar que las elecciones estuvieron en tus manos; exijámosle lo mismo a las y los candidatos perdedores; tengamos, demostremos y exijamos madurez política y una clara actitud demócrata, que privilegie la estabilidad y el tránsito democrático del bien supremo que es la Nación.





¡Vota por quien quieras, pero Vota!





El Morral del Ciego:

Y que dijeron…ya no hay compromiso, ni proyección para esta elección por parte del editor…pues aquí está el ejercicio, el mío...el de ustedes para el próximo lunes; sin dejarme influir por el lado donde se encuentra mi corazón, mi proyección, solo como un ejercicio meramente profesional, y basado exclusivamente en el instinto o en el conocimiento del “hardware” de los que se dicen sabedores de esta materia. Aquí les dejo mi compromiso: para el de la pluma, la diferencia entre el 1ero y el segundo lugar en las elecciones del próximo domingo será tan solo de un dígito -oscilará entre 4 y 7 puntos porcentuales- el segundo lugar será ocupado no sin antes patalear, como en el 2006, por la mal llamada “izquierda mexicana”; y los “Yunquistas”…sus amigos de la derecha, ocuparán el deshonroso tercer lugar; el ultimo en mencionarlo solo como parte de este ejercicio, serán los hijos del magisterio que a duras penas conservarán el registro.


3 comentarios: