lunes, 26 de septiembre de 2011

LA PAZ ¿Meta o proceso?

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero
 

LA PAZ
¿Meta o proceso?  

Tan simple y tan compleja no solo en su definición, concepción o consecución, la Paz es por definición: en sentido positivo, un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad de todas las partes de una unidad, y en sentido negativo, como ausencia de inquietud, guerra o violencia. En el ámbito internacional, es el convenio entre partes para poner fin a una guerra. 

Actualmente podemos hablar de paz en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana; desde un enfoque metafísico  la paz interna, religiosamente paz espiritual, paz social si hablamos del justo equilibrio entre todos los grupos, los actores sociales, políticos, gobernantes y la sociedad en su conjunto. Así pues la paz, no solo es un anhelo; quiero paz, una despedida; que descanse en paz o bien un saludo; que la paz este contigo, es ¿una meta o un proceso? 

En 1981 originalmente, se estableció el día internacional de la Paz en una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, haciéndolo coincidir con el inicio de trabajos de cada septiembre, pero no fue sino hasta el año 2001 cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró que el 21 de septiembre sería una fecha para celebrar y observar la paz, un día dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación y en cada pueblo.  

Desde entonces, las Naciones Unidas, organismos internacionales y nacionales, gubernamentales y no gubernamentales, grupos religiosos y la sociedad civil en su conjunto, se han manifestado a favor de sensibilizar a la opinión pública respecto a observar y promover los ideales de paz y no violencia que parecía que hoy comandan una gran parte del mundo y de nuestra vida cotidiana. 

En México, el pasado miércoles Día Internacional de la Paz, pasó casi desapercibido más como un hecho retórico que como algo pragmático, solo en algunos noticieros y medios impresos lo retomaron como la nota de color; las asociaciones religiosas oraron desde el púlpito por la intención de la paz mundial, algunas organizaciones no gubernamentales y pseudo-activistas sociales, realizaron tibias declaraciones, convocaron a los ciudadanos a vestirse de blanco y realizaron conciertos musicales; como siempre los ciudadanos de a pie -más consientes- se manifestaron en las múltiples redes sociales. 

Pero la clase política, los gobernantes y legisladores, brillaron literalmente por su usencia; el Presidente Calderón, participando en la sesenta y seis Asamblea General de la ONU, demandó una “solución política y negociada para terminar con el conflicto entre Israel y Palestina”, diría sabiamente Doña Emma: “candil de la calle, oscuridad de su casa” y no solo eso, también planteó que habría que “avanzar, además en el cumplimiento de las resoluciones de la ONU para poner fin a las políticas que, sabemos todos, son contrarias al derecho internacional”, no sé si reír, llorar o de plano no inmutarme, ya que ese tipo de demandas se las han hecho los deudos silenciosos de las víctimas inocentes de su equivocada estrategia en el combate contra el crimen organizado, los huérfanos y viudas de los migrantes masacrados en Territorio Nacional, y los millones de mexicanos que se sienten amenazados tan solo de salir a la calle. 

En México, al igual que en el resto del mundo, deberíamos de privilegiar como en otros tantos tópicos, la prevención y la educación, así como en el particular, la cultura de la paz;  que refleje los valores, actitudes y comportamientos de respeto por la vida, los seres humanos y su dignidad, de todos los derechos humanos; el rechazo de la violencia en todas sus formas y la adhesión a los principios de democracia, libertad, justicia, solidaridad, cooperación, pluralismo y tolerancia, así como la comprensión tanto entre los pueblos como entre los grupos y las personas sin importar sexo, etnia, religión, nacionalidad, capacidad, estrato social o cultural.  

En la construcción de una cultura de paz debe de ser vital prevenir cualquier tipo de conflicto, atacando el origen mediante el diálogo, la negociación y la concertación; reconocer la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres; así como la libertad de expresión, opinión, elección, preferencia e información. 

Para poder vivir en paz, para estar cada día mas lejos de la violencia, nosotros como ciudadanía responsables del presente y para que las generaciones venideras podamos disfrutar de los beneficos de esa Cultura de la Paz, debemos actuar desde ahora.


¡"..Mexicanos: encaminemos ahora todos nuestros esfuerzos a obtener y a consolidar los beneficios de la paz. Bajo sus auspicios, será eficaz la protección de las leyes y de las autoridades para los derechos de todos los habitantes de la República. Que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz."!

Benemérito de las Américas, Don Benito Juárez, 15 de julio de 1867

 

El Morral del ciego:

Ahora resulta que, independientemente de que Enrique Peña Nieto sea o no candidato del PRI para las elecciones presidenciales del 2012, él ya está cubierto tácticamente para una ruptura al interior de ese instituto político, ya que el mismísimo presidente nacional del partido Verde Ecologista lo destapara como el candidato verde, ya sea solo como una estrategia para amagar a los priistas, como un salvavidas, como una eminente alianza de conveniencia de esas que le gustan al “Niño Verde” o a consecuencia de las propias declaraciones realizadas por el también priista y aspirante a la misma candidatura el aun Senador Manlio Fabio Beltrones, en el sentido de que “no habrá” rupturas en el PRI siempre y cuando “el suelo se parejo” en la contienda interna; todo parece indicar que empezó la guerra: por lo menos ya empieza a hacer pública. Paralelamente destacan dos circunstancias; la presencia de Víctor Hugo Círigo, diputado independiente tras renunciar al PRD en el evento de destape y la coincidencia de que su hermano el también ex-perredista y actualmente Senador René Arce se sumara a la bancada verde en el Senado, ¿será que preparan su regreso a la delegación Iztapalapa y la posible incursión de un nuevo partido local en el DF con el apoyo de Peña Nieto para buscar la jefatura de gobierno? ¿Será por eso la presencia de Peña en el informe del Senador Arce?

No hay comentarios:

Publicar un comentario