lunes, 20 de junio de 2011

LA PROSTITUCIÓN MEXICANA ¿Solamente un problema moral y de sanidad?

20 de junio del 2011



ECLIPSE

Por Benjamín H. Yáñez Campero




LA PROSTITUCIÓN MEXICANA
¿Solamente un problema moral y de sanidad?



El fenómeno de la Prostitución es tan antiguo y complejo como sus orígenes, el termino prostitución viene del latín "prostituire" que significa estar expuesto a las miradas del público, estar en venta, traficar con el cuerpo. Actualmente se entiende como el hecho de conceder el cuerpo a cambio principalmente de dinero o de favores en beneficio del otorgante. En cuanto a su origen este data de los pueblos primitivos donde existía la costumbre “hospitalaria” que consistía en ofrecer al huésped de honor a la propia esposa, hija o servidumbre en señal de estima, o fus primae noctis de los señores medievales o el derecho de pernada vigente actualmente en algunas comunidades de Oaxaca, en ambas se reclama la primera noche de la recién desposada. Existe otro tipo de antecedentes  de Prostitución: la considerada Sagrada que está ligada a ceremonias y rituales de fertilidad donde se ofrecían doncellas vírgenes, o como lo narra Heródoto en los casos de Babilonia o en Biblos en Líbano en donde existían doncellas que “fornicaban por un precio, dinero que entraba a las arcas del templo”, como una forma de culto a Ishtar o en un templo de Astarté.


La prostitución, en contra-dirección de los mitos urbanos, por si misma no constituye un delito, este o estos se gestan alrededor de ella; al regentear un lugar para prostituirse, reclutar, secuestrar, comprar y vender mujeres y niños principalmente para ese fin o en su defecto  vivir a costas de quien se explota o se obliga a prostituirse; encubrir, solapar, cohechar para privilegiar o permitir cualquiera de sus modalidades de práctica, obviamente sin dejar atrás una muy larga cadena de corrupción y enriquecimiento ilícito.


Desafortunadamente hoy en día, la Prostitución tiene un sinfín de caras, desde el o la alumna que ofrece favores sexuales a cambio de calificaciones aprobatorias, o la de reos o reclusas que se entregan por privilegios penitenciarios, hasta las más aberrantes como la infantil y/o cibernética, pasando por la “famosa” hot line, la invasión de destacados en los anuncios de ocasión, las pseudo casas de masajes relajantes -o como dicen en el barrio con final feliz o vuelta a la glorieta- los servicios de acompañantes, o bien el turismo sexual de Tailandia o Cuba entre otros, así como el de travestis, transexuales, lesbianas y homosexuales. Así de amplia es la gama de posibilidades, pero más grande aún son las redes que controlan y promueven este inconmensurable negocio. 


Particularmente en México, el problema de la Prostitución tiene varias connotaciones, desde las moralinas que solo se concentran en señalarlo porque afectan la obtusa visión de su status quo, o la de carácter religioso que igualmente solo señala al “pecador o pecadora”; otra realidad es que es un problema de salud.   


De acuerdo con cifras de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina tan solo en el Distrito Federal  existen 250 mil personas dedicadas a la profesión más antigua del mundo, en muchas de nuestras colonias como en la de la Merced o en la Guerrero por tan sólo 50 pesos se puede comprar los favores de una mujer, muchas de ellas menores de edad, en este DF donde toda calzada de Tlalpan a cualquier hora  es un gran aparador de sexoservidoras (es) que enseñan sin reserva alguna las bondades de su mercancía, ocasionando un gran tráfico por el morbo, los curiosos y por supuesto los clientes potenciales; la prostitución en la Ciudad de México es un fenómeno que nos invade sin control o regulación efectiva alguna. Dejó de ser la Zona Rosa, o la calle de Sullivan su gueto, ahora están en todas partes, en unidades habitacionales, escuelas y parques y colonias meramente residenciales.


¿En dónde quedó? aquel dictamen  de Ley de Sexoservicio en el Distrito Federal aprobado por los Diputados de la IV Legislatura de la Asamblea Legislativa (ALDF), que contemplaba entre otras cosas, definir zonas de tolerancia para la prostitución lo que facilitaría tener un mejor control sanitario pero, siempre el pero, ese sería un gran punto de concentración de delincuencial; aquí de nuevo mis preguntas: ¿Por qué entonces se permite la prostitución? y su proliferación en zonas netamente habitacionales y a cualquier hora. La respuesta es más que obvia, por las ofensivas ganancias que les genera a los lenones y proxenetas, a los policías, ministerios públicos y a los negocios encubiertos que la facilitan y ofertan.


Sin pretender ser moralista y mucho menos persignado y amén de los innumerables riesgos de salud que conlleva la práctica de la prostitución ¿no creen ustedes que los Diputados y Autoridades locales deberían de hacer algo? No sólo para regular este fenómeno, sino también para ofrecer mayor seguridad física y sanitaria a los y las prostitutas, así como para sus clientes. Y por supuesto para beneficio y seguridad de las familias que transitan por esas zonas donde la prostitución ya es una cosa de todos los días.


Se acercan las campañas políticas escudriñemos a quienes buscan representarnos y que propuestas nos hacen y en el caso de que ya hayan sido gobierno cuales fueron sus porcentajes de efectividad y cumplimiento y no cometamos errores que ya hallamos cometido al otorgarles nuestro consentimiento sin revisar sus propuestas y antecedentes.


¡La prostitución, no es sólo un problema de moral y sanidad!

El Morral del ciego:

Aunque no lo crean, otra de la Delegación Benito Juárez y otra más de construcciones, en esta entrega me comentan vecinos de la colonia Portales  que en la calle de Emperadores # 28 un colectivo llamado Benita Galeana por supuesto del PRD, se apoderó, negoció o compró dicha propiedad para hacer primero oficinas de ese colectivo y posteriormente un edificio de viviendas unifamiliares para sus agremiados, esto no tendría nada de raro si no fuera porque además de la sobre población y la carencia de servicios que ya es una trágica realidad en esa demarcación, ahora todas las remodelaciones y trabajos los hacen sin ninguna licencia de construcción ¿qué paso? Don Mario Palacios, Jefe Delegacional en Benito Juárez ¿qué porque son de su oposición les teme? o ¿gozan de otros privilegios  que los de a pie si tenemos que cumplir? o ¿solo es el mugroso dinero?




1 comentario:

  1. muy bueno...

    SALUDOS AFECTUOSOS

    MARICARMEN BARBOSA
    CONTRALORA INTERNA EN
    SECRETARIA DE GOBIERNO

    ResponderEliminar